Entradas populares

2 ene. 2014



La primera vez que una chica hace el amor es muy importante para ella a muchos niveles, tanto física como emocionalmente. Para las chicas tiene unas connotaciones, normalmente, más emocionales porque suele haber romance por el medio, no sólo atracción física. Es posible que haya estado esperando a encontrar al chico perfecto, el chico de sus sueños...

Si váis a tener sexo por primera vez,  vamos a darte algunos consejos y sugerencias para que sepas cómo hacerlo por primera vez con una chica y obtener buenos resultados.

En primer lugar, las inseguridades no sirven de nada ¡Olvídalas! Es normal sentirse inseguro con nuestro cuerpo, pero hay que superar los temores. Además, piensa que no eres el único, todas las personas tienen inseguridades, sólo se diferencian en cómo las afrontan. Y por supuesto no estés obsesionado con el tamaño de tu pene. Obsesionarte no te permitirá disfrutar de la experiencia ni dar placer a tu pareja y  eso es lo más importante. Porque es verdad aquello que dicen que el tamaño no importa, la tengas grande o pequeña que lo paséis bien dependerá de cómo lo hagas, no de la herramienta que tengas.

Controla tu ansiedad. En el caso de muchos chicos es tanta la ansiedad, el deseo y la presión social de hacerlo por primera vez, que normalmente ante el primer encuentro es cuestión de escasos minutos  para que eyaculen. Si te pasa piensa que es algo normalíiiisimo. Esto no quiere decir que hayas estado mal, o que seas por el resto de tu vida un mal amante ni mucho menos, solo quiere decir que te dejaste llevar por la ansiedad y la excitación, por eso un buen truco es intentar controlar todo ese deseo y hacer lo posible por llevarlo con calma.

No vayas directo al tema. Si es posible explora su cuerpo antes. Antes la primera vez, las chicas lo piensan mucho, se aseguran de que él es el indicado, y eso esta muy bien, pero con los chicos no siempre ocurre lo mismo, a veces sin saberlo la situación te embarca hacia tu primera vez. Piénsalo bien. Y si lo vas a a hacer con tu novia o tu chica es importante que antes de ese encuentro hayas tenido la oportunidad de jugar muchas veces con su cuerpo, así una parte de ti estará habituada al jugueteo sexual, a su desnudez, a su forma de excitarte, y posiblemente consigas controlar de manera más efectiva tu ansiedad... y sus nervios.

Déjate de tonterías y disfruta. Todos en mayor o menor medida nos sentimos inseguros con nuestro cuerpo, lo importante es superar ese temor y no llevarlo al encuentro sexual. No te enfoques en si el tamaño de tu pene es o no el adecuado, o de si conseguirás o no darle placer a ella. Esta será una primera experiencia de muchas que vendrán, y no pasa nada serías el primer caso que lo hace genial ya la primera vez. La técnica se mejora practicando... y con el tiempo y la exploración tendrás la oportunidad de mejorar el arte del sexo, no te preocupes por eso en esta etapa.

Disfruta de tu juventud. Hay algo que debes saber, quizá tu falta de experiencia te lleve a eyacular más rápido de lo que pensabas, pero una gran ventaja de ser joven es que después del primer encuentro te recuperas bastante rápido y estás listo en breve para el segundo, donde ya te darás cuenta que no llegarás al orgasmo tan rápido, lo que os permitirá a ambos disfrutar mucho más. Así que ya ves,  todo tiene sus ventajas y en la juventud el deseo constante y el vigor excesivo son herramientas que pueden causarte algunos problemillas, pero también tiene cosas buenas. Ahora tienes una potencia sexual que de mayor no tendrás, así que aprovéchala y compártela ;)

Para acabar te daremos un pequeño truco. Si estás en los juegos previos y ya sientes que no puedes más, hay dos trucos que quizá pueden ayudarte a controlar la eyaculación. El primero es mental: intenta concentrarte en otra cosa para despejar un poco la mente. Piensa en tus cosas cotidianas, comida, aficiones... cualquier cosa que no tenga relación con lo caliente que estás. De hecho con el tiempo ya verás que el cerebro juega un papel muy importante en el sexo. El segundo truco es físico: si tomas con tu mano el pene y presionas con el dedo la punta, como queriendo taparla, conseguirás ejercer presión y retrasar un poco la eyaculación. 

Si es la primera vez de ambos, es una experiencia mucho más bonita que si uno lo ha hecho ya antes y el otro no. En ese caso es importante que también la hagas sentir bien a ella. Trátala como se merece, con cariño, delicadeza y respeto, y haced de este encuentro un momento inolvidable para ambos

No olvides tu preservativo. No importa cuan caliente esté el momento, ni las ganas que tengas de hacer sexo. Hay dos cosas que jamás querrás llevarte de un encuentro sexual: una enfermedad de transmisión sexual y un embarazo no deseado, así que resulta de gran importancia que uses el preservativo y que siempre tengas uno a mano, por si a caso. El sexo no solo es placer, conlleva también mucha responsabilidad, no lo olvides.

Comentarios

Suscribirse al post | Suscribirse a los comentarios

© conectando miradas 2013 - Diseño y programación: qu-publicidad.com